lunes, 31 de agosto de 2009

Sin ti-tulo.



Voces de color,
inciertas, desiertas,
estoy cansado
también de tu ausencia,
que no me dejan solo,
nadie,
ni ellas.

Cuando detengo a la noche
miento y miento en cada espera,
como toda palabra de tu guión:
conservo del viento su promesa.

Entonces llegan,
y se quedan,
respiran,
y celebran,
que estamos lejos,
que no regresas,
que soy sólo polvo
y tú, agua fresca.

1 comentario:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

En el agua fresca de la memoria...bebemos y es sueño, la realidad la perdimos, lejos.
Saludos, natalí