lunes, 24 de agosto de 2009

Nuestros caminos.

...de andar, tu alma y la mía,
sufriendo sin entender,
¿para qué callar los olvidos?

Y tenue el humo escondido
detrás tu rostro que sólo fuma,
a parte una esperanza brillando,
desnuda,
frágil:
es sólo tu voz mi tumba.

2 comentarios:

MauVenom dijo...

Hola

pasé a saludar y a leer este hermoso texto

me gustó mucho aún cuando me llega de una manera triste.

Saludos

Morinakemi dijo...

Tiene un tono que me recuerda al viejo y chingonsísimo maestro Antonio Machado.

en serio, buen poema para solo tener 2 estrofas

saludos