domingo, 22 de enero de 2017

Escena sin detrimento.

(Inspirado por una pintura del artista colombiano Darío Ortiz Robledo).

Una habitación oscura, repleta de sombras, casi vacía, donde las voces resuenan como el eco del polvo. Tres seres pensativos: el párroco mirando a la niña, maravillado por su pureza. La joven perdida en la luz tenue de la única ventana. Una mujer, todavía asfixiada tras la jornada, se alisa suavemente el cabello.

MUJER: ¿No es lo que deseabas? (suspira)
PÁRROCO: ¿Crees que es suficiente?
MUJER: Es mucho más que cuando yo llegué aquí.
PÁRROCO: Dudo de su vocación. Y tú -ríe- transpirabas pasión exquisita. Por eso Cristo te eligió como servidora. Pero ahora, ¿pretendes ofrecerla sin menoscabo de la pureza en sus ojos que poco reflejan ese amor máximo divino?
MUJER: Es tuya -suspira-, es mía… En ella se funden el amor y la divinidad que Dios nos regaló, y que merecemos cultivar. ¡Anda!

La niña inmóvil, sentada en la misma posición, sólo humedece sus labios, y toma con sus dedos un poco de saliva. Sus ojos apenas pestañean. El párroco la recorre lentamente desde los pies y se fija en su mirada, con una expresión casi de desdén.

PÁRROCO: Su fragilidad revela las razones de las santas escrituras, pero no me conquista. Parece más una rosa sin elección que será ofrecida al demonio.

La mujer molesta levanta la voz, y sin mirar al Párroco le reclama:

MUJER: ¡Pues es tu oficio el que la purifica! Así lo hiciste conmigo, y así lo sigues haciendo con las que se acercan a tu templo en busca de bendición. Antes sólo besábamos tu mano. Ahora ya somos parte del santísimo sacramento que sólo a ti te comunica con Él. Y ésta... dejó de ser mía desde el momento de la concepción! Ahora te pertenece. A ti y a Dios. ¿Por qué te niegas a ungirla hacia el camino de la divinidad?


El párroco incrédulo se desabrocha su bordado, y volteando a ver a la niña, le habla suavemente.

PÁRROCO: Hija mía. Hija de Cristo, nuestro señor: ilumíname y deséame. Que sólo yo puedo sacrificar tu pureza.

La niña esboza una sonrisa sutil, y sin mirar al párroco reza con alegría:

NIÑA: Hágase señor tu voluntad. El señor es contigo. Ahora y en la hora…
MUJER: Así, así… tal y como debes ser: sumisa a la voluntad del todopoderoso.
PÁRROCO: Tu primera comunión, sagrado sacramento con el que comprenderás que el gozo y el placer sólo es gloria bajo el manto de tu padre y de tu bautista… -se detiene, respira profundo y golpea su cabeza contra la pared, mientras grita- ¡No! ¡No puede ser este sacrificio! Resultaría que yo soy tu víctima. Eres hermosa como la mañana y fresca cuál rocío de primavera… Pero tú no me deseas. -muy exaltado comienza a gritar con más fuerza- ¡Anda, bendita! Soy tu único hombre. Ofréceme esa manzana que contaminó el espíritu incauto de Adán. Ciégame con tu belleza. ¡Mátame…! -se detiene arrepentido, y con voz baja dice- ...de placer. Oh, Dios mío, perdóname si profano la razón que me asignaste como tu enviado salvador de almas..

La niña se compadece del párroco, y lentamente comienza a quitarse el vestido, siempre mirando hacia la ventana. Mientras tanto reza susurrando.

NIÑA: Hágase señor tu voluntad. Ahora y en la hora…
MUJER: (animada) Te acompaño en este deseo puro, ámalo y sé complaciente, que es tu única oportunidad para confirmar que has aprendido a recibir a Dios desde lo más profundo de tu espíritu.

La mujer se desnuda el torso mientras la niña termina de quitarse su vestido. El padre la contempla detenidamente con desánimo. Con su mano derecha comienza a bendecirla, pero se detiene al descender su mano en el “hijo”. Entonces grita:

PÁRROCO: ¡Pasaron dieciocho años desde que te regalé la vida por voluntad del santísimo, y ahora ni un segundo puedes dedicarme! ¿Ni una mirada que reconozca en mí la belleza porque te concedió esta gracia?

La mujer responde al párroco con energía.

MUJER: ¡Así, desnuda! ¡Pura como querías bendecirla y poseerla!


La niña completamente desnuda se levanta y adopta una posición de cruz, mientras reza.

NIÑA: Santificado sea tu nombre…

El párroco la interrumpe y la golpea en el rostro. La niña cae hacia el piso donde se encontraba su madre, sin mostrar dolor.

PÁRROCO: ¡Blasfemas al usurpar la actitud sumisa de Cristo ante su Madre! Y tú -desafiante hacia la mujer- no pudiste conformar una virgen deseosa de ser entregada en sacrificio para salvar su alma. ¿De qué te sirvió concebirla, si no pudiste cultivarla en el deseo inmaculado hacia su única salvación?

El párroco lanza hacia lo lejos a la niña que se encontraba tirada junto a su madre. Se desnuda completamente y fuerza a la mujer a tener sexo, mientras la niña, en un rincón, se queda contemplando la luz que se atenúa desde la ventana. El acto continúa unos 20 segundos, y la mujer rápidamente grita de placer.

MUJER: ¡Purifícame! ¡Soy tuya! ¡Te siento! ¡Mi cielo! ¡Divinidad, divinidad,  divinidad…!

Se detienen. El párroco se hace un lado, se sienta en su silla, y vuelve a cubrirse con su manto. La mujer respira con alta frecuencia, se viste con su faja, sus medias y sus zapatillas, y se recuesta en el piso abriendo sus brazos. Unos segundos de silencio, y la niña irrumpe con firmeza, mirando hacia la ventana…

NIÑA: No nos dejes caer en tentación, y líbranos del mal.


El párroco dubitativo vuelve a mirar a su hija con decepción. La mujer, aún extasiada, contempla al techo como buscando su estrella divina. 

Enero de 2017


martes, 8 de noviembre de 2016

Es mi alma.

Caminaba directo hacia el fuego cuando tomado de mi brazo inspiraste una frase que poco conocía, que ya había olvidado, tan fresca y tan pálida para estas alturas, que poco pude responder con esa premura que me exigías.

Caí ante todo por el colmo de mi vergüenza, por la tristeza de expulsar mi aliento con humo de humillaciones perversas. Ya sin dicha, tan callado y con poco por esperar, aludiste a nuestro encuentro afortunado, hoy doloso ante todo ufano.

¡Cuánto me provocaste antes de esta ilusión ya proscrita! ¡Dame más motivos sin tus razones viejas! O mejor tus tiernas palabras para éstas las mismas penas.


Ahora, sin drama ni recelo te dejo ir, esperanza, muerta en vida, si con tu vida ungiste mi alma.


Noviembre de 2016.



miércoles, 2 de noviembre de 2016

Reflexiones al viento.

¿Para qué esperar despierto
el cuerpo ya sin musa?
Cuando ves otoño al tiempo
ese dolor que poco usas.

Muere y muere todo fin
más tenue y terciopelo.
Tu comienzo dio de sí,
y tan crispado yo de miedo.

Lentas hojas que amanecen,
gustoso al Sol de pena lloro.
Perdida voz que ya decrece,
sonido anuncia: ¡el viento es oro!

Ya nada queda, sin ti amanezco.
Las manos frías que nunca tocan.
¿Te vas ya decaído vuelo?
De luz y fe pinté mi sombra.

Noviembre de 2016.

@M_Ortega81
 


martes, 26 de abril de 2016

De mi, pendiente.

Cubro la esperanza con malicia ajena
de restos inocuos y sumas que restan,
es que poco entiendo lo que nada fue,
lo que casi nunca me siguió en vaivén.

Así pasó el tiempo estrechando manos
asegurando risas o desterrando halos,
cubriendo huecos con tonos difusos
imágenes hartas: desdén oculto.

Para de tan pálida voz no queda estela,
me muero y ansío los ritos sin velas,
porque ya resta poco de lúgubres cantos,
necios mis ojos que sueñan tinieblas.  

Enero de 2016.

miércoles, 20 de abril de 2016

Reflexión inversa.

Al placer le dije adiós,
a la Luna un velo
de ver sin mar el Sol
de enterrar cualquier anhelo.

Y ya para qué olvidar si te amo,
luego resuena tu frase sincera,
de aquel desdén olvidado.

Poco tierno sentir
para el oscuro envinado,
su rapaz voluntad
sin decir nada sabio.

Y por qué rezar sin suerte,
ya apareces ante mí inherte,
de vacío, sombra, y luto,
suave esa música:
es poco un tributo.  

Febrero de 2016.



miércoles, 18 de septiembre de 2013

Sinrazón: nada.

Sinrazón: nada.
(M.Ortega)

Mermar la vida

en exhalación,
freno de nostalgia,
¿de locura?
De hacer memoria
se quiebra la voz...

Garante y vaga
tan temerosa:
tú, pasión.

De recuperar destino
la vida es muerte,
¡qué oscuro amarte!
obstinando siempre,
¿por qué te de vi de hada?

por ti viví de suerte.

@M_Ortega81

lunes, 19 de marzo de 2012

Inerte.



Inerte.
(M.Ortega)

Con este dolor de cabellos,
develando entre nubes intentos
por mayor claridad,
es de nuevo tú mentira apagando mis ánimos,
temblando y haciendo brecha
en mi voluntad.
Luego te manifiestas en interés desdeñable,
al nunca curar algún resquicio por donde ya comienza a colarse
mi alma,
a quien poco y mucho queda por comprender que,
no obstante mis recuerdos afanosos,
me pierdo seguido en cómo es que se conjuga este nulo pensar
con muy poco sentir…
porque antes parecía siempre
que vivía a diario un poco más.
Empero otra vez,
esa alma enferma deseará inútilmente mutarme,
y aunque por un tiempo sufra,
sé que como ocurre,
llega siempre un ángel,
para que esto siga por siempre
y un día nunca más
permanezca,
conmigo,
inerte…



@M_Ortega81

martes, 18 de octubre de 2011

So I prefer dreaming.


Luego de varios meses trabajando en esta pieza, por fin me decido a presentar un preámbulo de su intención final, es por ello que sólo la muestro en mp3 a 320 kbps. Lamento haber intitulado esta pieza en idioma inglés.


 
Bajo la convicción de nunca forzarme por discernir, y ahogarme en legítimo deseo, surgió esta idea que cual daga familiar marcó para siempre sin remedio. Así, un mes tuvo que ocurrir para despejar mente y oídos, estos últimos menos sentidos de tan intensa expresión original que me alejara injustamente del proceso.


@M_Ortega81

martes, 23 de agosto de 2011

Lo que pasa en dos plantas.


Agradezco mucho a mi amiga Aga Dovar por permitir que me colara entre sus oídos, para que su alma reflejara esta ilustración de la pieza, misma que pronto formará parte de una animación en proyecto.

32 BIT WAV


   
128 KBPS

@M_Ortega81


lunes, 15 de agosto de 2011

Tú mentira.


24 BIT WAV 


  MP3 128 KBPS

En breve y en corto,
tan horizontal en el silencio,
porque nunca dices cuando quieres,
y piensas más de lo que miras.



@M_Ortega81