martes, 15 de septiembre de 2009

15 de septiembre de 1980.


Hoy, recordar al "poeta del piano", quien con su única visión armónica conjuntó lo más hermoso de la música de concierto, con la vital síncopa del jazz. Bill Evans fue un artista innagotable, en constante crecimiento y exploración sonora.



Además de sus brillantes composiciones e ideas innovadoras, Bill Evans fue un apasionado de la forma musical y sus posibilidades, por lo que también dedicó un tiempo de su espléndida carrera a la realización de diversos estudios y métodos, compartiendo así su amplio conocimiento con la juventud.

Un pequeño espacio y tiempo para recordar escuchando a uno de los pianistas más impresionantes del siglo XX, a un artista cuya personalidad musical y talento, le concedieron un lugar entre los más grandes de la humanidad.

A continuación, algo de su maravillosa música: Waltz for Debby, una de sus primeras piezas en cronología y belleza.



Una aproximación singular del clásico Beautiful Love:



Ahora, en 1979 con su último y uno de los mejores tríos que formó:



A pocos días de morir, una de sus últimas y más memorables actuaciones:



BILL EVANS 1929 - 1980.

A 29 AÑOS DE QUE NOS DEJARA EN SILENCIO.

1 comentario:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

MyBraves...sentido recuerdo, la música nunca muere, por suerte nos acompaña.
¿Te gusta el jazz? A mí también, pero...sin abusar como hace mi marido que es forofo total.
¿qué me dices de Thelonious Monk?
Estudié Hª del jazz en la uni, ja, ja, algo me quedó.
Saludos, es un grato placer, añado un !salve!natalí